ERUPCIÓN DENTARIA TEMPORARIA

Desde los 6 meses a los 31 meses.

La erupción dental es un motivo de frecuentes consultas tanto a pediatras como a odontoestomatólogos de Atención Primaria de Salud. Su conocimiento preciso, tanto en su fisiología como en su patología, es imprescindible para estos profesionales.

Se describen las líneas maestras de la erupción fisiológica y se detalla la patología de la erupción, tanto la local como las alteraciones de la cronología eruptiva, haciendo hincapié en aquellos aspectos más destacados que deben alertar al pediatra para el correcto enfoque de cada caso.

PUNTOS CLAVE

  • La cronología de la erupción debe entenderse como un proceso individual de maduración, con grandes variaciones dentro de la normalidad.
  • En la cronología de la erupción, solo en grandes variaciones temporales –y siempre en asimetrías– se debería pensar en posibles patologías subyacentes.
  • Un niño que “se retrasa” en la erupción de sus dientes temporales en algún mes, lo hará también en la dentición definitiva, sin que produzca menoscabo alguno.
  • La patología focal de la erupción puede ser: gingivitis marginal, gingivitis y estomatitis necrotizantes, manchas azuladas, quistes de erupción, hematoma de erupción, opérculo gingival, secuestros óseos y foliculitis.
  • En la cronopatología de la erupción, debemos vigilar más las asimetrías eruptivas entre dientes que un curso equilibrado aunque más lento.
  • La erupción precoz de todos los dientes temporales es muy poco frecuente y tiene una influencia genética.
  • Cuando se pierde prematuramente un temporal, el definitivo se acelera o se retrasa en función del estado madurativo de su raíz.
  • Los retrasos eruptivos en la dentición temporal suelen producirse por enfermedades sistémicas, y en la dentición definitiva, por causas locales.
  • Las causas de retraso eruptivo en la dentición permanente son: falta de espacio en la arcada, desviación de la línea eruptiva, pérdidas prematuras, secuelas de traumatismos, anquilosis de los predecesores, restos radiculares, dientes supernumerarios, quistes y tumoraciones, y radiación local.

LA ERUPCIÓN DENTAL NORMAL Y PATOLÓGICA

Las consultas sobre aspectos relacionados con la erupción dental son frecuentes en la práctica clínica del pediatra y del odontoestomatólogo de Atención Primaria de Salud. El conocimiento preciso de su fisiología, así como las variaciones de la normalidad, su patología y, en su caso, su terapéutica, nos van a permitir tranquilizar, aconsejar y derivar o tratar cuando proceda, un buen número de nuestros pacientes.

FISIOLOGÍA DE LA ERUPCIÓN DENTARIA

El proceso de erupción dentaria es un fenómeno fisiológico no exento de cierta complejidad, que va a conducir a los dientes desde una posición intraósea hasta la oclusión con su antagonista y, más allá, a mantener esa posición en la arcada a lo largo de la vida del individuo.

Como es sabido, el diente se forma a partir de tejidos ectodérmicos (la lámina dental) y mesodérmicos (los tejidos de soporte). Comienza su formación por la corona dentaria que ulteriormente se calcificará; terminado este proceso de calcificación, se inicia el de formación de la raíz dental, momento en el cual damos por comenzado el proceso de la erupción dental.

Causas de la erupción

Todavía no hay una explicación unánime respecto del mecanismo último de la erupción; actualmente, se cree que son un concurso de causas sincrónicas las que llevarían adelante la erupción y que, sin ser exhaustivos, relacionamos a continuación:

  1. El crecimiento de la raíz dentaria produce un desplazamiento axial del diente.
  2. La presión vascular dentro del germen dentario superaría a la presión dentro del folículo dental, dando como resultado que el diente sería empujado hacia la periferia.
  3. El crecimiento del hueso alveolar.
  4. El crecimiento de la dentina y la membrana periodontal.
  5. La proliferación de la vaina epitelial radicular de Hertwig.
  6. La presión de la musculatura perioral.

Fases de la erupción

La erupción tiene lugar en tres fases, que, cronológicamente son:

  1. Fase preeruptiva: una vez iniciada la calcificación de la corona dentaria, el germen dentario en su conjunto se desplaza de modo centrífugo dentro de los maxilares. Toda vez que se inicia el crecimiento radicular, es cuando el germen se desplaza en sentido vertical hacia la encía.
  2. Fase eruptiva prefuncional: cuando ya está formado entre el 50 y el 75% de la raíz dentaria, se produce la emergencia clínica del diente a la boca. Se establece un área de enrojecimiento de la mucosa oral que luego se isquemiza y, acto seguido, se produce la unión del epitelio oral y dental. Hay un movimiento activo de salida del maxilar (erupción activa) a la par que se establece un moviendo apical de los tejidos blandos gingivales (erupción pasiva).
  3. Fase eruptiva funcional: cuando el diente entra en contacto con su antagonista se detiene su desplazamiento vertical. Sin embargo, como ya se señaló, el diente continúa adaptándose durante el resto de su vida a las fuerzas que sobre el actúan y a su propio desgaste.

Cronología de la erupción

La cronología de la erupción debe entenderse como un proceso individual de maduración, al cual nos aproximamos estadísticamente; sin embargo, esos números, que representan meses o años de la vida del niño, han de ser estimativos y solo en grandes variaciones temporales –y sobre todo en asimetrías– se debería pensar en patologías subyacentes.

Igualmente, debemos considerar que un niño que “se retrasa” en la erupción de sus dientes temporales en algún mes respecto de la media, lo hará también en la dentición definitiva, sin que ello produzca menoscabo alguno. Es frecuente que, por ejemplo, si el primer temporal emerge a los siete meses y no a los seis, el recambio se inicie a los siete años y no a los seis.

Erupción en la dentición temporal

Los dientes comienzan a emerger a la arcada a los seis meses de edad y se completa la dentición infantil hacia los treinta meses de vida, si bien se entiende como normal para tener completada la dentición decidua los 36 meses ±6 meses.

Por lo general, los dientes inferiores preceden a los superiores –quizá la excepción sería el incisivo lateral–, sin que existan variaciones intersexuales. La dentición comienza por los incisivos centrales inferiores y continúa por los siguientes: incisivo central superior, incisivo lateral superior, incisivo lateral inferior, primer molar inferior, primer molar superior, canino inferior, canino superior, segundo molar inferior y segundo molar superior.

La exfoliación de los dientes temporales se lleva a cabo por odontoclastos y se trata de un fenómeno intermitente, en el cual priman los periodos de calma. Se desconocen los mecanismos íntimos que desencadenan este proceso, pero tiene una relación directa con la erupción del diente permanente, así como con la fuerza masticatoria ejercida sobre el diente temporal.

Así mismo, es importante recordar, no por la gravedad sino por la frecuencia de la consulta, que los dientes permanentes erupcionan por lingual de los temporales. El caso paradigmático es la erupción de los incisivos inferiores en esa localización lingual, sin que, en muchos casos, se haya producido la exfoliación de los temporales.

Últimas entradas

PRÓTESIS COMPLETA

Cómo y porque es importante el paso a paso en la confección de las prótesis completas, la comunicación con el laboratorio dental. El cuidado en el proceso y los resultados.

DIABETES Y ENF. PERIDONTAL

“La enfermedad gingival está a veces considerada como la sexta complicación de la diabetes, pero con frecuencia la gente ni siquiera lo sabe.“ La Diabetes y las enfermedades periodontales Debido a los cambios en los vasos de la sangre causados por la diabetes, los vasos engrosados de la sangre pueden deteriorar la eficacia del flujoSigue leyendo “DIABETES Y ENF. PERIDONTAL”

TERCEROS MOLARES

Las muelas del juicio: cuándo hay que extraerlas y cómo se hace La extracción de las muelas del juicio es una intervención habitual. Así es como debemos cuidarnos antes y después de la la extracción. Qué son las muelas del juicio? Las muelas del juicio o cordales son los terceros molares: son cuatro muelas, una porSigue leyendo “TERCEROS MOLARES”

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Sígueme

Recibe el contenido nuevo directamente en tu bandeja de entrada.

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: